Uso de rituximab en lupus eritematoso sistémico

  • Carlos Funes Soaje Hospital Italiano de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
  • Paula Alba Hospital Córdoba, Córdoba, Argentina
  • C. Gobbi Sanatorio Allende, Córdoba, Córdoba
  • R. Ferreyra Dillon Sanatorio Allende, Córdoba, Córdoba
  • A. Babini Hospital Italiano de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
  • A. Albiero Hospital Córdoba, Córdoba, Argentina
Palabras clave: Rituximab, lupus eritematoso sistémico, LES tratamiento

Resumen

Objetivos: Evaluar la evolución en el transcurso de dos años en pacientes con Lupus Eritematoso Sistémico (LES) refractarios al tratamiento inmunosupresor convencional, que recibieron Rituximab (RTX). Pacientes y métodos: Se estudiaron retrospectivamente 14 pacientes con diagnóstico de LES que recibieron tratamiento con RTX, atendidos en los servicios de Reumatología del Hospital Córdoba, Sanatorio Allende y Hospital Italiano de la ciudad de Córdoba, desde el año 2006. Se recabaron datos demográficos, diagnósticos, motivos de indicación de RTX, tasas de respuestas y eventos adversos. La dosis del mismo fue de 1 gramo día 1 y 15, luego cada 6 meses. Todos los pacientes habían recibido tratamiento con inmunosupresores: 12 ciclofosfamida, azatioprina, micofenolato mofetil y esteroides y 2 azatioprina y micofenolato mofetil. La actividad de la enfermedad fue medida por SELENA SLEDAI basalmente, a los 6, 12 y 24 meses postratamiento. El daño acumulado fue medido por SLICC solo basalmente. En los pacientes con nefropatía según clasificación ISN/RPS 2003, se analizó la proteinuria basal, a los 6, 12 y 24 meses, sedimento urinario y función renal medida por clearance de creatinina. Un valor de p <0,05 fue considerada significativa. Resultados: El número total de pacientes incluidos con diagnóstico de LES fue de 14, de los cuales 12 eran de sexo femenino (85,7%) y 2 de sexo masculino (14,3%). La edad promedio fue de 33,64 ± 10,33 años. Del total de pacientes, 9 presentaban compromiso renal, 3 compromiso hematológico (anemia hemolítica autoinmune, leucopenia, (trombocitopenia), 1 compromiso pulmonar (neumonitis lúpica aguda) y 1 artritis refractaria. De los pacientes con nefropatía, la clase histológica más frecuente fue la clase IV (proliferativa difusa) 77,8% (IC 95% 44,4-100%). El SLEDAI promedio al inicio fue de 15,93 ± 9,05, a los 6 meses 5,86 ± 5,57 y a los 24 meses 2,8 ± 3,29. El SLEDAI promedio fue significativamente menor en comparación al de inicio con SLEDAI promedio a los 6 meses, a los 12 meses y a los 24 (p <0,001). Se compararon los promedios de proteinuria a los 6, 12 y 24 meses contra el promedio de proteinuria inicial. Se encontró una diferencia estadísticamente significativa entre la proteinuria inicial y la proteinuria a los 6 meses (p=0,011), a los 12 meses (p=0,028) y a los 24 meses (p=0,018). En el caso del clearance de creatinina, no se encontraron modificaciones estadísticamente significativas entre el clearance inicial y el clearance a los 6, 12 y 24 meses. Los eventos adversos que se registraron durante el seguimiento en 24 meses fueron: infecciones en 3 pacientes (1 infección cutánea asociada a catéter, 1 candidiasis orofaríngea y 1 neumonía); y en 2 casos durante la infusión de RTX (1 rash cutáneo y 1 broncoespasmo) que no requirieron suspensión del mismo. Conclusión: RTX es una opción terapéutica inmunosupresora frente a pacientes con LES refractarios, que no responden a inmunosupresión de primera línea.

Biografía del autor/a

Carlos Funes Soaje, Hospital Italiano de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Servicio de Reumatología
Paula Alba, Hospital Córdoba, Córdoba, Argentina
Cátedra de Medicina I, Universidad Nacional de Córdoba
A. Babini, Hospital Italiano de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Servicio de Reumatología
A. Albiero, Hospital Córdoba, Córdoba, Argentina
Cátedra de Medicina I, Universidad Nacional de Córdoba

Citas

I. Rahman A, Isenberg DA. Systemic lupus erythema-tosus. N Engl J Med 2008; 358:929-939.

II. Font J, Cervera R, Ramos-Casals M, et al. Clusters of clinical and immunologic features in systemic lu-pus erythematosus: analysis of 600 patients from a single center. Semin Arthritis Rheum 2004; 33:217-230.

III. Cervera R, Khamashta MA, Font J, et al. Morbidity and mortality in systemic lupus erythematosus during a 10-year period: a comparison of early and late manifestations in a cohort of 1,000 patients. Medicine (Baltimore) 2003; 82:299-308.

IV. Chan OT, Madaio MP, Shlomchik MJ. B cells are required for lupus nephritis in the polygenic, Fas-intact MRL model of systemic autoimmunity. J Immunol 1999; 163:3592-3596.

V. Petschner F, Walker UA, Schmitt-Gräff A, Uhl M, Peter HH. Catastrophic systemic lupus erythe-matosus" with Rosai-Dorfman sinus histiocytosis. Successful treatment with anti-CD20/rituximab. Dtsch Med Wochenschr. 2001 Sep 14;126(37):998-1001.

VI. Maloney DG, Snith B, Rose A. Rituximab: mecha-nism of action and resistance. Semin Oncol 2002; 29 (1 Suppl 2):2-9.

VII. Mamani–Mastuda M, Cosma A, Weller S, et al. The human spleen is a major reservoir for long-lived vac-cinia virus-specific memory B cells. Blood 2008; 111 (9):4653-9.

VIII. Vos K, Thurlings RM, Wijbrandts CA, et al. Early effects of rituximab on the sinovial cell infíltrate in patients with rheumatoid arthritis. Arthritis Rheum 2007; 56(3):772-8.

IX. Anolik JH, Barnard J, Cappione A, et al. Rituximab improves periphereal B cell anormalities in human systemic lupus erythematosus. Arthritis Rheum 2004; 50:3580-35-90.

X. Favas C, Isenberg DA. B-cell-depletion therapy in SLE—what are the current prospects for its accep-tance? Nat Rev Rheumatol 2009; 5:711-6.

XI. Urowitz MB, Gladman DD. How to improve morbidity and mortality in systemic lupus erythe-matosus. Rheumatology 2000; 39:238-44.

XII. Lu TY, Ng KP, Cambridge G, et al. A retrospective seven-year analysis of the use of B cell depletion the-rapy in systemic lupus erythematosus at University College London Hospital: the first fifty patients. Arthritis Rheum 2009; 61(4):482-7.

XIII. Karpouzas G, Gogia M, Moran R, et al. Rituximab therapy induces durable remmisions in Hispanic and African American patients with refractory sys-temic lupus erythematosus (SLE) Arthritis Rheum 2009; 60(Suppl 10):274.

XIV. Ramos-Casals M, Soto MJ, Cuadrado MJ, et al. Rituximab in Systemic lupus erythematosus: a sys-tematic review of off-label use in 188 cases. Lupus 2009; 18(9):767-76.

XV. Ramos-Casals M, Diaz-Lagares C, Soto-Cardenas MJ, Brito-Zeron P, Cuadrado MJ, Sanna G, Ber-tolaccini L, Khamashta MA Rituximab therapy in lupus nephritis: Current clinical evidence.Clin Rev Allergy Immunol. 2011 Jun;40(3):159-69.

XVI. Díaz Lagares C, Croca S, Sangle S, Vital EM, et al. Efficacy of rituximab in 164 patients with biopsy-proven lupus nephritis: pooled data from European cohorts. Autoimmun Rev. 2012 Mar; 11(5):357-64.

XVII. Jónsdóttir T, Zickert A, Sundelin B, Henriksson EW, van Vollenhoven RF, Gunnarsson I. Long-term follow-up in lupus nephritis patients treated with ri-tuximab -clinical and histopathological response. Rheumatology (Oxford). 2013 May;52(5):847-55.

XVIII. Condon MB, Ashby D, Pepper RJ, Cook HT, et al. Prospective observational single-centre cohort study to evaluate the effectiveness of treating lupus nephritis with rituximab and mycophenolate mofe-til but no oral steroids. Ann Rheum Dis. 2013 Aug; 72(8):1280-6.

XIX. Lightstone L. Minimising steroids in lupus nephri-tis--will B cell depletion pave the way? Lupus 2013 Apr; 22(4):390-9.

Publicado
2014-03-01
Cómo citar
1.
Funes Soaje C, Alba P, Gobbi C, Ferreyra Dillon R, Babini A, Albiero A. Uso de rituximab en lupus eritematoso sistémico. Rev. Argent. Reumatol. [Internet]. 1 de marzo de 2014 [citado 13 de abril de 2024];25(1):16 -20. Disponible en: https://ojs.reumatologia.org.ar/index.php/revistaSAR/article/view/10
Sección
Artículo Original